Te contamos la relación entre el té, la salud y el síndrome metabólico (un grupo de patologías asociada) en esta entretenida entrevista, donde nuestra Especialista en Fitoquìmica y Química Médica analiza opiniones a favor, en contra, y también aquellas indefinidas.

.

¿Què es el sìndrome metabòlico?

.

El síndrome metabólico es un grupo de trastornos simultáneos asociados a un riesgo aumentado de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2, aumento de la presión arterial, niveles altos de azúcar en sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol o triglicéridos.

La salud es un conjunto de estados de equilibrio, cuyas condiciones difieren en cada persona.

.

¿Hay una relación entre el té, la salud y el síndrome metabólico?

.

¡De ninguna manera! La gravedad de la enfermedad requiere la consulta inmediata a un mèdico: lo ùnico que pueden hacer las hierbas, como el tè, es reducir la ansiedad y asì bajar el hambre, ya que los estudios que apoyan los efectos de algunos de sus componentes no son epidemiològicamente aceptables, funcionando levemente en algunas personas, y careciendo de efecto en otras.

.

Ningùn estudio prueba que el té pueda actuar como sustituto de un fàrmaco, ya que sólo ayudaría a la terapia impartida por un mèdico. En personas sanas podrían ser beneficiosos, a nivel preventivo. Aclarar esto es vital, porque el comercio que existe hoy día con la medicina alternativa es mayor que el existente en las terapias clínicas.

.

¿Què puede hacer el tè por nuestra salud?

.

Vamos a plantear, desde nuestra posición holística e integrativa, dos puntos de vista:

  • la salud, entendida en el sentido clásico
  • el estado de bienestar que nos aportan las percepciones olfativas y gustativas

.

El té y la salud: el síndrome metabólico

.

Los efectos sobre la salud de los tés dependerían principalmente de los denominados «polifenoles del té», ya que éstos actuarían sobre una enzima llamada AMPK (proteín-quinasa activada por la 5-monofosfato de adenosina), la cual interviene en los siguientes procesos:

  • homeostasis glucosa / lípidos,
  • peso corporal,
  • ingesta de alimentos,
  • señalización de insulina
  • biogénesis mitocondrial

Desde la Clínica, la AMPK es el principal objetivo terapéutico para el tratamiento de enfermedades metabólicas, incluida la diabetes tipo 2 y la obesidad.

.

Los efectos de los polifenoles del té sobre el síndrome metabólico se atribuyen a la regulación de la glucosa y los lípidos in vitro, siendo necesarios estudios in vivo sobre parámetros tales como la DL50, biodisponibilidad oral , etc. Te diría que el 95% de los estudios son in vitro.

Dra. L. Clara

,

1- Efecto antiobesidad

.

Si bien hemos analizado muchísima bibliografía e informes clínicos y de intervención para ver qué tipos de té pueden disminuir el peso corporal (o no), la pérdida de peso estadísticamente significativa ha sido del 4 al 5%, en consumo sostenido y a largo plazo (luego de 6 a 12 semanas).

.

Los polifenoles del té tienen baja biodisponibilidad oral, por ello vemos estudios sostenidos, con dosis altas y a largo plazo, (té pu-erh) para alcanzar disminuciones del peso corporal (333 mg / día para sujetos con índice de masa corporal de alrededor de 26 kg / m2)

Dra. L. Clara

.

Para personas enfermas los efectos son bajos, y no justifican jamàs una monoterapia y se debe consultar a un mèdico. Una persona sana, que posea un par de kilos de màs, puede consumir tè perfectamente, y posiblemente le ayude a bajar y/o a regular su peso.

.

Por ende, no hay una relación demostrada entre té, salud y esta patología del síndrome metabólico

.

2- Diabetes

.

Debemos ser cautos, porque una persona que sufre diabetes siempre tendrà que regular y/o eliminar, segùn el caso, el consumo de glùcidos, y en muchos pacientes, acorde con el tipo de diabetes, recibirà insulina exògena. Consumir o no tè, es anecdótico para casos de enfermedad.

Dra. L. Clara

Podemos hablar de una relación entre inflamación – diabetes, y síndrome metabólico, por un excelente trabajo de investigación publicado en el Journal of Pediatric Research, Editorial Nature. Analizamos la bibliografía comlmententaria excluyendo los casos de la diabetes mellitus tipo 2 (DM2), por ser prevalente en pacientes obesos e hipertensos, como veremos.

Además, existe una relación entre estas cadenas inflamatorias, y el efecto terapéutico de ciertas sustancias químicas (naturales o artificiales) llamadas «fármacos antiinflamatorios». Dado que muchos antioxidantes se han asociado a la mejora de los procesos inflamatorios, mejorando los niveles de lípidos séricos, y compuestos antioxidantes séricos y enzimas como glutatión reducido y glutatión peroxidasa, por eso el efecto antihiperglucémico del té se asocia con sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

.

diabetes- microbiota-inflamación-nature
Figura 1: Representación esquemática de la interacción de la microbiota intestinal con el eje inmunológico-metabólico y los diferentes mecanismos propuestos para
explicar su implicación en el riesgo de enfermedad y salud.

.

El estudio en cuestión expresa que en la diabetes tipo 1, la disbiosis intestinal y el aumento de la permeabilidad intestinal y los mecanismos inmunorreguladores alterados parecen desencadenar la respuesta autoinmune que conduce a la destrucción de las células β en los islotes pancreáticos. En la diabetes tipo 2, las grasas saturadas y la disbiosis por dietas “obesogénicas” provocan inflamación y alteraciones en la permeabilidad intestinal que contribuyen al inicio de la enfermedad.

.

La evidencia sobre el té como coadyudante de los procesos inflamatorios es escasa, y puede ser contradictoria, más en personas enfermas:

  • algunos meta-análisis informan que el extracto de té verde disminuye el nivel de la glucosa en sangre en ayunas
  • otros estudios sugerirían que quienes consumirían al menos 4 tazas de té (principalmente té negro, 150 ml / taza) tendrían un 16% menos de riesgo de desarrollar DM2 que quienes no toman té (The InterAct Consortium, 2012).
  • también encontramos detractores que afirman que el riesgo de T2DM no tiene una relación significativa con el consumo de té.

Por ende, no hay una relación demostrada entre , salud y esta patología del síndrome metabólico. Si hay una relación entre procesos antioxidantes, y potencialmente antiinflamatorios del té verde. También es cierto que el té más madurado, como el té negro, puede generar inflamación en personas muy sensibles, pero peor aún es el efecto que tendría el café, la yerbamate pura, los picantes, y las bebidas alcohólicas, por ejemplo.

.

3- Microbiota

.

La «microbiota intestinal» es en uno de los principales temas de investigación de la genómica y la secuenciación de ADN, porque tiene funciones fisiológicas, tales como metabolismo de macronutrientes y de xenobióticos, funciones de barrera intestinal y gastrointestinal, y en nuestro sistema inmunitario. Hoy se sabe que se asocia al síndrome metabólico.

Algunos productos del metabolismo bacteriano generan respuestas inmunes como la liberación de factores inflamatorios, rompiendo el equilibrio mutualista de la relación huésped-microbio.


En las ciencias de la vida, la microbiota intestinal se correlaciona amplia y diversamente con muchos modelos de enfermedad, estado fisiológico e intervención alimentaria.
Ha habido algunos informes parciales sobre la administración del té. y sus efectos sobre la microbiota intestinal:

  • té negro: regularía Klebsiella, enterococos y Akkermansia y bifidobacterias reductoras, Blautia coccoides, Anaeroglobus, y Victivallis
  • oolong, negro, verde: modularían las poblaciones de Alistipes, Rikenella, Lachnospiraceae, Akkermansia, Bacteroides, Allobaculum y Parabacteroides
  • té verde: aumentarían Bifidobacterium, filotipos como Bacteroidetes y Oscillospira y disminuirían la población de Peptostreptococcaceae, vinculado al cáncer colorrectal
  • matcha: los estudios son confusos

Por ende, no hay una relación demostrada entre , salud y la alteracion de la microbiota, como parte inflamatoria del síndrome metabólico

.

El té y la salud: el bienestar que nos dan las percepciones olfativas y gustativas

.

Si bien el legendario maestro perfumista Edmond Roudnitska (1905-1996) distinguía más de 3.000 olores, y nosotros sólo 500, este valor también indica lo importante que es el sentido del olfato en nuestras vidas.

.

¿Qué olores nos resultan agradables a los seres humanos?

.

Cada persona percibe los olores de diferente manera. Nuestras predisposiciones genéticas nos permiten distinguir matices en los olores.

La hedónica es la evaluación que cada uno de nosotros hace sobre un aroma, a veces incluso divergen mucho entre sí: el té nos da sensación de paz, porque las notas suaves leñosas y/o florales desprenden armonía, mientras que las notas leñosas secas, herbales, incluso intensas, dan tranquilidad.

Vale destacar que un olor que ayer nos resultaba tranquilizante y hoy nos desagrada indicaría que algo nos está ocurriendo; pueden ser el estrés mental u otras limitaciones de salud las que estén alterando la percepción, siendo un signo de alerta personal.

.

¿Por qué las publicidades para té suelen asociarse con salud, paz y tranquilidad?

.

El comercio aprovecha los efectos de los aromas para influir en nuestro propio estado de ánimo, constituyendo una estrategia de marketing muy poderosa cuando se combina con otros sentidos. Nuestra cultura se ha visto invadida por la imagen y el sonido, subestimando el olfato, un sentido poderoso y básico, relacionado con el sistema de histocompatibilidad, es decir, nos indica si el «olor» de otra persona es genéticamente complementario a nosotros. Maravilloso.

.

En este caso intervienen todos los órganos sensoriales. El oído tiene que escuchar la música adecuada, el gusto apreciar un buen sabor en el blend de tés o hierbas, la vista ver un paisaje o personas interesantes, la háptica se puede sosegar con la imagen del té, o de la persona disfrutándolo y el órgano del olfato con el perfume que emite el té desde que lo retiramos de la bolsa.

.

te-salud-sindrome-metabolico- bienestar-olfato

.

CONCLUSIONES

.


La etiqueta alimentaria está diseñada para contener información sobre los alimentos, y hoy no existe una que caracterice la composición del té que consumimos. Podés encontar cómo varía la calidad de los tés, en el artículo «Procesos del té«.

.

Jamàs, para una enfermedad que tiene riesgo de muerte, se puede creer que una terapia alternativa puede sanarnos, y nunca se puede vivirla sin un seguimiento mèdico.

.

Los beneficios sobre la salud de los polifenoles del té (EGCG) se prueban en experimentos in vitro celulares, pero los ensayos clínicos son esenciales para atestiguar la funcionalidad y crear biomarcadores para cada condición de salud, es por eso que los estudios epidemiológicos clínicos existentes parecieran apoyar la evidencia de que el consumo de té puede regular y controlar los lípidos séricos, la presión arterial y incluso disminuir el riesgo de cánceres digestivos.

.

REFERENCIAS

.

Chen, Q., Zhu, Y., Dai, W., Lv, H., Mu, B., Li, P., . . . Lin, Z. (2019).
Aroma formation and dynamic changes during white tea processing. Food
Chemistry, 274, 915–924.

Chen, X., Xie, J., Huang, W., Shao, S., Wu, Z., Wu, L., & Li, Q. (2019).
Comparative analysis of physicochemical characteristics of green tea
polysaccharide conjugates and its decolored fraction and their effect on
HepG2 cell proliferation
. Industrial Crops and Products, 131, 243–249.

Cheng, J., Wu, F. H., Wang, P., Ke, J. P., Wan, X. C., Qiu, M. H., & Bao, G.
H. (2018a). Flavoalkaloids with a pyrrolidinone ring from Chinese ancient
cultivated tea Xi-Gui
. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 66(30),
7948–7957.

Cheng, M., Zhang, X., Zhu, J., Cheng, L., Cao, J., Wu, Z., & Zheng, X.
(2018b). A metagenomics approach to the intestinal microbiome structure
and function in high fat diet-induced obesity mice fed with oolong tea
polyphenols.
Food & Function, 9(2), 1079–1087.

Corey, M. E., Kerr, W. L., Mulligan, J. H., & Lavelli, V. (2011).
Phytochemical stability green tea functional products as
related to moisture properties. LWT-Food Science and Technology, 44(1),
67–74.

Dai, W., Tan, J., Lu, M., Zhu, Y., Li, P., Peng, Q., & Lin, Z. (2018).
Metabolomics investigation reveals that 8-C
N-ethyl-2-pyrrolidinone-substituted flavan-3-ols are potential marker
compounds of stored white tea
s. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 66(27), 7209–7218.

Sanz, Y et al. Understanding the role of gut microbiome in metabolic
disease risk.
Review. J Pediatric Research. Volume 77, Number 1. Editorial Nature

Davis, A. L., Cai, Y., & Davies, A. P. (1995). 1H and 13C NMR assignment
of theaflavin, theaflavin monogallate and theaflavin digallate. Magnetic
Resonance in Chemistry, 33(7), 549–552.

Weidong Dai, Ni Lou, Dongchao Xie, Zhengyan Hu, Huiyi Song, Meiling Lu, Dong Shang, Wenliang Wu, Jiakun Peng, Peiyuan Yin, Zhi Lin. N-Ethyl-2-Pyrrolidinone-Substituted Flavan-3-Ols with Anti-inflammatory Activity in Lipopolysaccharide-Stimulated Macrophages Are Storage-Related Marker Compounds for Green TeaJournal of Agricultural and Food Chemistry 2020, 68 (43) , 12164-12172

Zeng Zhang, Wei Wang, Xiao-Huan Liu, Zi Yang, Rashmi Gaur, Jing-Jing Wang, Jia-Ping Ke, Guan-Hu Bao. Detection and quantification of flavoalkaloids in different tea cultivars and during tea processing using UPLC-TOF-MS/MSFood Chemistry 2021, 339 , 127864.

Buck, L. B. (2000). The molecular architecture of odor and pheromone sensing in mammals. Cell, 100, 611-618.

Gimelbrant, A.A., Haley, S.L. y McClintock, T.S. (2001). Olfactory receptor trafficking involves conserved regulatory steps. Journal of Biology and Chemistry, March, 276(10), 7285-7290.

Categories:

Tags:

Comments are closed