Además de ser símbolo de la gloria, el triunfo y el honor (corona), su quema fue ritualizada en varios oráculos griegos