El estómago de los niños no posee la acidez necesaria para combatir al botulismo.